El renting tecnológico

La transformación digital es el arma más poderosa que tienen las empresas para crecer. Permite aumentar la productividad y reducir costes. A pesar de ello, alrededor del 80% de las empresas españolas conservan en su core de negocio tecnologías totalmente obsoletas. El elevado coste que supone el acceso a las TIC es uno de los grandes hándicaps que impide a las empresas invertir en tecnología.

A pesar de ello, el futuro y el progreso pasan por estar conectados a todos los niveles. Cualquier pyme necesita una inversión mínima en equipos y soluciones informáticas si quiere ser competitiva y eficiente. Es necesario que las empresas se actualicen e inviertan en tecnología. Para dar respuesta a esta demanda ha surgido un nuevo servicio: el renting tecnológico.

¿Quieres descubrir qué es el renting tecnológico y cómo puede ayudar a tu empresa a evolucionar? No te pierdas este post.

¿Qué es el renting tecnológico?

Seguramente estarás familiarizado con el término de renting asociado al mundo de la compra de vehículos. Y no es de extrañar porque ha sido la industria del automóvil la que más ligada ha estado con el renting, que se define como un tipo de contrato de alquiler de bienes muebles.

Si hablamos de renting tecnológico nos referimos a una opción que permite acceder a todo tipo de equipamiento tecnológico, tanto hardware (impresoras, proyectores, ordenadores...) como software, a través del pago de un alquiler. De esta manera, ya no es necesario comprar los bienes, sino que se accede a ellos a cambio de un arrendamiento.

Para ello, la empresa firma un contrato de renting tecnológico con el proveedor del equipamiento tecnológico donde se establecen una serie de cuotas mensuales, trimestrales o anuales fijas a lo largo del periodo que dura el alquiler. Ciertos contratos ofrecen también la opción de comprar el equipamiento tras un periodo determinado.

En el contrato de renting debe aparecer también quién se ocupará del mantenimiento, de los suministros y del seguro de los propios equipos contratados. Habitualmente, lo suele asumir el propio proveedor con el beneficio que supone para la empresa. Pero ésta no es la única ventaja del renting tecnológico a largo plazo.

Ventajas del renting tecnológico para las empresas

El uso del renting tecnológico para la adquisición de equipamiento es una tendencia en alza ya que pone la tecnología más puntera al alcance de todos los proyectos. Implementar este servicio en tu empresa te permitirá ahorrar no solo dinero sino tiempo y recursos a largo plazo.

Ahorro y liquidez

Las herramientas tecnológicas suponen un coste elevado para las empresas. Sin embargo, es difícil trabajar sin ellas. En la actualidad, casi cualquier negocio necesita incorporar al menos un ordenador de sobremesa, un software o una impresora. A través del renting puedes dotar a tu empresa con la tecnología necesaria sin que ello suponga una gran inversión.

De esta manera, la liquidez de la empresa aumenta debido a que los recursos que no emplea en la compra de material tecnológico se pueden revertir en otro tipo de acciones.

Te permite acceder a la tecnología más puntera

La tecnología evoluciona a una velocidad vertiginosa. Lo que hoy es una completa novedad, pasado mañana se ha convertido en una tecnología obsoleta. Seguro que te ha sucedido más de una vez.

Alquilar los dispositivos tecnológicos mediante renting tecnológico permite su renovación de forma periódica sin necesidad de continuar con los viejos por temor a un nuevo desembolso. Tu empresa podrá contar con el equipamiento informático más moderno del mercado.

Olvídate del coste del mantenimiento 

Las averías en los equipos informáticos y tecnológicos suponen un auténtico engorro para el desarrollo diario de una empresa. Una rotura o una caída del sistema puede conllevar horas de retraso e inactividad y, por consiguiente, el desperdicio de una enorme cantidad de recursos económicos.

A no ser que tengas en plantilla a un especialista, difícilmente podrás hacer frente a la reparación del problema. Por ese motivo, el renting tecnológico que incluye servicio de mantenimiento implica una enorme ventaja para las empresas. En todo momento las herramientas y los dispositivos de tu negocio estarán cubiertos por servicios de mantenimiento profesionales.

Programa tus gastos fijos

Imagina que hoy mismo uno de los hardware más vital y costoso para tu empresa falla. Gracias al renting tecnológico ya no necesitarás hacer una enorme inversión de golpe para afrontar el imprevisto, sino que a través del alquiler podrás acceder al bien de forma más asequible.

Tu planificación económica y financiera podrá estar más controlada ya que conocerás de antemano los gastos fijos de tu empresa.

Ventajas fiscales para tu empresa

El renting tecnológico supone ventajas fiscales para tu negocio. Al figurar el alquiler del contrato de renting como un gasto te podrás deducir el 100% del IVA cada trimestre a diferencia de la compra de equipamiento tecnológico cuyo IVA solo te lo puedes deducir una vez.

Por otro lado, respecto al impuesto de sociedades, la renta de alquiler se refleja como gasto y es deducible al 100%. Otra de las ventajas fiscales del renting tecnológico es que las herramientas tecnológicas en modalidad de alquiler no se dan de alta como activo del negocio ejerciendo un efecto positivo sobre el ratio contable, y mejorando la rentabilidad sobre activos.

La transformación digital puede ser una realidad para tu empresa a través del renting tecnológico.

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 2 Average: 5]