31 de diciembre

31 de diciembre en la oficina

Un 31 de diciembre en la oficina, a cualquiera que se lo cuentes no se lo cree, pero es así.Debería, daros un poquito de pena, aunque fuera un poquito.Sin embargo, queridísmos compañeros de viaje, os agradezco vuestras condolencias  y lloros por mí, de verdad no hace falta.

Me encuentro muy agusto escribiendo el último artículo del año en el blog de sale systems.   Este día, para mí, el último de año y al borde del nuevo año es importantísimo , no me lo tomo a la ligera.

El 31 de diciembre, es un día de buenos propósitos, de fijación de objetivos y de repaso de objetivos propuestos el año anterior,para así evaluar, cuales hemos cumplido y cuales no.De los que hemos cumplido, obtener su nota.Que como pongo nota? fácil me pregunto como me siento frente a ese objetivo, si me siento bien, si siento que lo he dado todo, lo he cumplido,si no, aunque lo haya cumplido,queda algo por mejorar.A veces, de ese algo por mejorar sale algún objetivo más.

De los objetivos que no hemos cumplido solo queda volverlo a intentar, una y otra vez, hasta que salga.

Como podéis comprobar, no es un día cualquiera,porque además, por supuesto, mis objetivos no son solo profesionales.También son personales, qué puedo mejorar, en qué he metido la pata y, para que os voy a engañar,aquí, a mi edad (43) hay algo también de aceptación, de conocerte, de ver cuales son tus puntos fuertes y cual los débiles, para saber, que en algunos aspectos, solo queda aceptarte y pulir un poco los defectos, para obtener la mejor versión de ti mismo.

Si esto lo trasladamos al mundo de la empresa, es precisamente, el conocimiento profundo de cada uno de sus integrantes,mecanismos,metodología de trabajo,propuesta y consecución de objetivos,medición de resultados y el conocimiento de cada uno de los puntos fuertes y débiles,junto a la flexibilidad para aceptar los objetivos no cumplidos, para así, volverlos a retomar, o redireccionarlos para poder cumplirlos en un futuro, lo que nos lleva a un punto de sinergia en los objetivos profesionales y personales.

Para el 2014 yo le voy a pedir, seres más humanos,más compasivos, más flexibles en todos los sentidos (como el junco) y sobre todo mucho más empáticos, más permisivos con los fallos de los demás,más comprometidos.Empresas y trabajadores más dinámicos, sin miedo a moverse por el mundo,y que cada vez se ajusten más a la definición de empresario y trabajador.Hoy en día el mundo entero es nuestra nación.

Todo el equipo de sale systems os deseamos un feliz 2014 y, que todo lo que no hayáis conseguido en 2013  lo metáis dentro de un punto y aparte.

Volved a intentarlo.

Pablo Horcajuelo Muñoz 31/12/2013